Formación en nuestro Instituto:

  • Facebook

“Hija mía, mi Nombre es como aceite derramado.

 Varias jóvenes serán atraídas a esta Orden por la dulzura de mi nombre.”

(Jeanne Chézard de Matel)

La vocación religiosa es un don gratuito del Espíritu Santo dado a quien Él quiere, y que suscita en el corazón de quien lo recibe la decisión de seguir a Cristo.

La formación en nuestra familia religiosa busca ayudar a las jóvenes a discernir su llamado y propiciar la respuesta libre y generosa a este llamado.

Las etapas de formación inicial son cuatro: